martes, mayo 24, 2005

Londres (II)

Siempre que lo mandan a Londres se queda en el mismo hotel. Es un hotel de cuatro estrellas, al lado del Regent's Park. Forma parte de una cadena de hoteles de una conocida familia mallorquina.

Esta vez le habían dado un apartamento en lugar de una habitación. Un apartamento es lo mismo que una habitación excepto que en la recepción siempre hay problemas. No saben quién eres, el apartamento suele estar alquilado a nombre de otra persona de tu empresa, etc. En la recepción lo mandaron a otra recepción lejos de la entrada principal del hotel. Pensaba que lo iban a mandar a algún rincón oscuro donde los que no se podían permitir una habitación se quedaban fuera de vista de los que sí se la podían permitir. Su sorpresa fue mayúscula al constatar que entró en una zona aún más lujosa que nunca había pisado antes. Evidentemente, no lo conocían en la otra recepción y tampoco encontraron su nombre en la lista. Como el problema no se solucionó en cinco minutos, le ofrecieron esperar en el Royal Service Lounge. ¿Cómo? Si quería esperar en el Royal Service Lounge. Lo llamarían cuando se solucionara el problema. Entró con el equipaje y todo. Vio que todo el mundo estaba bebiendo y comiendo. Primera decisión difícil: si lo mandan aquí no lo pueden obligar a consumir. Además, no quiere pagar cinco libras por una agüita. Se sentó en una mesa libre. Se acercó la camarera. Él dijo: "I'm fine, thanks." Se acercó otra camarera. Si realmente no quería tomar nada. Su mirada dijo: "¡Es todo gratuito, puedes tomar lo que quieras!" Pidió un agua con gas con limón y sin hielo. Claro, por eso lo llaman lounge, porque no pagas nada, como en los aeropuertos (aunque nunca había estado en un lounge de un aeropuerto). Pero no consiguió quitarse la duda de la cabeza.

No había notícias del apartamento. Estaba a punto de acabar el agua. ¿Pediría otra agua? ¿Una cerveza? ¿Un whisky? No lo sabía. De repente apareció la recepcionista al lado de su mesa. Dejó lo que quedaba del agua en la mesa, se levantó y salió con ella del Royal Service Lounge.

7 Comments:

Blogger maRia dice...

kasjdklsdjfklasdjf
¿Y luego?
(Mira que dejarnos así...)
No te ofreció un "Martini,baby?"
:)

25/5/05 11:57  
Blogger Charito Piedra dice...

que mas... sigue... queremos saber mas!!!.. que lujo ,y no te preguntas el por qué esta vez la empresa escogió un apartamento??.... o eres muy bueno trabajando o traman algo...

27/5/05 14:11  
Blogger Luc dice...

maRia, Charito, la continuación del relato pertenece al dominio privado de los sueños del guiri. Lo que traman es ahorrar dinero. (Mi empresa es muy previsible y nada imaginativa.) Tienen un apartamento alquilado más o menos permanentemente y no había nadie. Si la próxima vez me vuelven a dar el apartemento, espero que me lo digan antes para volver a Barna el domingo y pasar el finde allí, explorando el microcosmos londinense.

Besitos a las dos
Luc

31/5/05 00:29  
Blogger Sole dice...

Hola Luc!
Llegué a tu blog a través de Charito. Ya había estado aquí, pero nunca te dejé comentarios.
Me gusta mucho tu manera de pensar y lo que escribes.
Volveré aquí, me he sentido muy a gusto.
Saludos,Sole, una argentina en Mallorca.

2/6/05 03:02  
Blogger Sole dice...

Ah, me olvidé y volví...
Si algún día viajas a Argentina, recuerda que mi país no termina en Buenos Aires. Tómate unos días y recorre un poco.
Infaltable en el itinerario: Mendoza, mi tierra.
Saludos!

2/6/05 04:34  
Blogger Luc dice...

Hola Sole! Lo haré. Acabo de consultar el atlas y me he dado cuenta de que en la provincia de Mendoza hay un lugar con el nombre curioso de 25 de Mayo. Supongo que algo pasó aquel día en aquel lugar. Por cierto, hoy he visto la final masculina de Roland Garros entre un argetino y un mallorquín :) Un partido espectacular. Los dos merecieron ganar, pero por degracia uno de los dos tuvo que perder.

Saludos
Luc

6/6/05 01:08  
Blogger Sole dice...

Hola Luc!
Pues mira, ese lugar se llama 25 de mayo porque ese día, del año 1810, se proclamó el primer gobierno argentino. Fue el primer paso hacia la independencia de España. Se destronó al virrey español y empezaron una serie de guerras por la independencia, que terminó en 1816 con la declaración de independencia.
Una pena la de Roland Garros. Justamente yo estaba en ese momento en Manacor, el pueblo de Nadal... era una locura...
Mira nuevamente el atlas, fíjate donde está San Martín... ahí nací yo.
Saludos!

6/6/05 02:31  

Publicar un comentario

<< Home